Buscar
  • Ushuaia Ediciones

"Comer consciente significa saber qué hay en tu plato"

Actualizado: 14 nov

Hoy entrevistamos a Valentina Benet, autora del libro Alimenta tu alma, donde podrás encontrar recetas inspiradas en la cocina macrobiótica, en el funcionamiento de los alimentos, lo que nos aportan y la importancia de la energía que ponemos al cocinarlos.


En el libro, las recetas se dividen en las cuatro estaciones del año, ya que dependiendo de la época del año en la que nos encontremos, nuestro cuerpo necesita más unas propiedades que otras. En cada estación, se recogen tanto recetas dulces como saladas, divididas entre entrantes y principales. Todas ellas son recetas sencillas, nutritivas y muy ricas.


Valentina Benet tiene 22 años, nació en Villena, pero creció en Valencia. Actualmente estudia Naturopatía en Madrid. Siempre aprendiendo y amante de la cocina desde pequeña, vive con la filosofía de que la buena salud empieza en la buena alimentación, encontrando el equilibrio y disfrutando del presente, siempre tratando de estar en armonía con la naturaleza y los seres con los que compartimos este planeta.


¿Cómo se te ocurrió escribir este libro?

Para mí fue muy especial, todo surgió en un momento en el que tenía muchas cosas en el aire, estuve dos semanas de retiro en una comunidad en la que acababan de sacar un libro con las recetas veganas de la cocinera, y en el viaje de vuelta, inspirada por esta idea, se me ocurrió, tantos años cocinando las recetas que mi madre me enseñaba tanto a mí como a los demás, tenían que quedar plasmadas y que pudiesen llegar a más gente. Así que me puse a ello, las ordené, las transcribí y las cociné de nuevo una por una para estar segura de que todo estaba bien, hasta que conseguí el resultado que más me gustaba.


¿Qué es para ti comer de manera consciente?

Para mí, significa saber qué hay en tu plato, qué te está aportando y de dónde viene. Esto no quiere decir que tu plato tenga que ser siempre alimentos sin procesar, sin azúcares, etc., sino que tengamos la información sobre aquello que vamos a ingerir, y entonces tomar nuestras decisiones, teniendo en cuenta que habrá veces que comeremos para nutrir nuestro cuerpo y veces que comeremos para nutrir nuestra alma y mente, y las dos son necesarias. Lo más importante es mantener un buen equilibrio entre ellas y no caer en la obsesión.



¿Cuál ha sido el proceso a la hora de elaborar las recetas?

La realidad es que al ser recetas que mi madre ya había escrito, lo más difícil fue elegir entre todas ellas las que más me gustaban, ¡porque me gustan todas!

Pero el proceso real fue el transcribirlas a medidas exactas, ¡que no fueran vasos o aproximaciones!, y reelaboraras para comprobar que salían bien y plasmarlas en el libro con su respectivas fotos.


Lo bonito, es que al tener esa parte más facilitada, decidí invertir tiempo en crear una de mis cosas favoritas del libro, el apartado final en el que puedes conocer un poco más sobre los ingredientes que se utilizan en las recetas, por si acaso alguno no te suena, puedes acudir ahí para ver de qué se trata, qué te aporta ¡e incluso algún dato curioso!


Las recetas de Alimenta tu alma están basadas en la macrobiótica. ¿Nos puedes resumir un poco de qué se trata?

La macrobiótica trata de alimentarnos en armonía con las cinco fases de transformación (5 estaciones), que según la medicina tradicional china, significa simplemente distribuir los alimentos por el cuerpo según su efecto energético y conseguir que sean ingeridos instintivamente (según nuestra necesidad particular), para fortalecerlo, no sólo con intención de aplacar la sed y el hambre físico, sino también para mantenerlo equilibrado, calmado, mimado y fuerte.


Continuamente, nuestro cuerpo es una transmutación de todo tipo de alimento que tomamos, el más denso, la comida, será convertida en nuestra sangre, de cuya calidad depende directamente el estado de nuestro cuerpo físico, la acción terapéutica de la alimentación natural, se basa en la regeneración orgánica y celular, de lo que los japoneses llaman “el espíritu de la comida”, es decir, su energía dinámica expansiva y contractiva, el yin y el yang.


La macrobiótica trata de alimentarnos en armonía con las cinco fases de transformación (5 estaciones), que según la medicina tradicional china, significa simplemente distribuir los alimentos por el cuerpo según su efecto energético y conseguir que sean ingeridos instintivamente.

Las recetas se dividen por estaciones del año. ¿Por qué?

Esto es sencillo, como comentaba sobre la macrobiótica, según la estación del año, a nuestro cuerpo le van a venir mejor más unos alimentos que otros, puesto que algunos tienen propiedad de “enfriar” (yin) o de “dar calor” (yang), aunque en la Medicina Tradicional China incluyen una estación más, esta no la incluí en el libro para acercarlo un poco más a lo que estamos acostumbrados aquí y facilitar saber qué alimentos son más adecuados teniendo en cuenta que las frutas y verduras tienen sus temporadas.


¿Qué alimentos, de modo general, recomendarías para cada estación?

Podríamos hacer una lista de alimentos por cada estación, pero para hacerlo más sencillo, simplemente, como decía antes, fijándote en las frutas y verduras de temporada reales, tienes más que suficientes pistas para saber de qué llenar tu plato y hacerlo en armonía con lo que te da la tierra.



47 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo